Lo normal es que los periodistas persigamos, o mejor, casi acosemos a los deportistas campeones en las justas más importantes del universo. Pero entre cubanos esa relación es más fluida y los testimonios inolvidables pueden aparecer sin demasiado esfuerzo ni tensiones.

El siguiente diálogo fue una enorme deferencia del talentoso pesista Yoelmis Hernández, quien sorprendió a un grupo de periodistas (cubanos y extranjeros) con su visita al Centro Principal de Prensa de los XVII Juegos Deportivos Panamericanos de Toronto 2015.

Se apareció en short y pulóver, con la naturalidad de siempre y dispuesto a responder todas las interrogantes posibles, incluso más de una vez. Lean esto…

¿Esperabas un triunfo tan aplastante?

En la base de entrenamiento realizada hace poco en República Dominicana mi entrenador y yo hablamos sobre conseguir algo así acá, incluida la posibilidad de implantar nuevos récords para los Juegos. Llegué muy bien preparado y se me dieron los levantes que ansiaba.

Hace cuatro años ganaste en Guadalajara, pero los récords fueron imposibles…

Solamente igualé el límite del envión, pues a los pocos días tenía el Campeonato Mundial y los entrenadores decidieron no arriesgarme. Me pareció correcto aquella idea, pero quedó pendiente llevarme los récords. Esta vez sí pensé todo el tiempo en romper los límites anteriores y salió.

¿Qué tal fue la competencia?

Muy buena y con un poco de presión ya que mi compañero Yadier Núñez se presentó fuerte en ambos movimientos, sobre todo en el arranque. Eso me alertó y sirvió para motivarme y apretar un poco más.

La labor de Yadier fue tremenda, si no hubieras estado tu habría sido el campeón con par de récords

“Lo máximo, lo felicito de verdad. La rivalidad vale mucho en el deporte, ayuda a superarte y crecer en la competencia. Su labor fue importante para mí, me hizo levantar el rendimiento.

El arranque ha sido históricamente tu movimiento más discreto. ¿Qué tal va eso?

Tengo cada vez más confianza. Junto al colectivo técnico hemos trabajado para limar dificultades y las cosas van saliendo, este récord panamericano es un ejemplo de ello.

Le tiraste a 212 kg en el último intento del envión. ¿Viniendo de 206 no te parece un salto demasiado grande?

“No, está bien para mí porque he entrenado ese tipo de incrementos en el gimnasio. Fallé por un error técnico con la pierna trasera que aún no logro resolver: la dejo recta y eso me impide cerrar correctamente el movimiento. Estamos tratando de acabar de solucionar eso a ver si “le doy” a este peso.

En los Juegos Olímpicos de Londres 2012 no pudiste llegar al podio. ¿Será en Río de Janeiro?

Pude haber ganado medalla hace tres años, pero en la semana de la competencia sufrí una mala digestión, bajé 4 kg de peso y me debilité demasiado. Ahora me estoy preparando fuerte, tengo la mente en ese compromiso porque es la única medalla que falta en mi currículo. Voy a poner todo mi empeño, voy a Río con todos los hierros.

Fuente: Trabajadores